Anunciar lo que no es fácil

Cuando entra el cliente con su servicio siempre se le recibe con una sonrisa. Sí, de verdad, que todo es posible, que todo se puede anunciar, que la publicidad es todopoderosa, de largos brazos y con mil caras. Cuando entra el cliente con su servicio mira con cara escéptica y dice que ya veremos. ¿Ya veremos? ¿Cómo que ya veremos?

El cliente es agente de seguros. Esa profesión tan manida, tan variopinta, tan dura, tan adjetiva. Argumenta que vende seguros de los de Ocaso de toda la vida. Pero más económicos.  “Los muertos”, remata. Ups. Captado.

Esta empresa vende seguros de decesos y quiere abrirse al mercado de internet no a luchar, pero sí a publicitar a la vez que las grandes compañías que tanto invierten incrementando CPCs, o CPMs o como se diga, dice, con mucho presupuesto en campañas de publicidad en los medios tradicionales. Pero no todo el mundo dispone de ese potencial.

Y su elección nos intriga: ¿Que por qué nosotros? “Por qué no”, responde tajante.

Nos gustan los retos, sentimos que nos han arrojado el guante. Lo recogemos Al final, el punto de partida, sólo el punto de partida, es la web: esta web

Por eso el título de esta entrada cambió de ‘anunciar lo imposible’ a solo ‘lo que no es fácil’.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *