Las 5 claves para las relaciones públicas en Internet

Correo

Quienes comienzan una andadura en Internet, quizás por falta de práctica o falta del conocimiento del medio, encuentran ciertas dificultades a la hora de comunicarse con clientes o usuarios. Muchas veces se pierden la fluidez y la comodidad en la conversación a causa de la prisa o la dejadez, la frialdad o la falta de reflexión a la hora de enviar un mensaje. Siempre, antes de pulsar el botón de enviar, detente y revisa lo que acabas de escribir siguiendo estos sencillos consejos:

Al otro lado de la máquina hay una persona (o debe haberla): Aunque tú estás de cara a una máquina, quien lee tus correos electrónicos siempre es un humano que espera que se le trate como tal. Del mismo modo, demuestra que tú también eres una persona intentando ser cercano.

Escucha y responde: Si se habla sobre tu empresa o marca en redes sociales, debes estar atento a lo que se dice. Responde a los clientes, interactua con ellos y, en definitiva, atiéndelos.

Sé rápido: El ideal de la comunicación suele ser la instanteneidad y tienes medios para conseguirla. No tardes en responder mensajes de tus clientes, que sepan que detrás de un logotipo o una página en Facebook hay personas trabajando para responder a sus inquietudes.

Sé eficaz: Tómate el tiempo necesario para responder los mensajes. Actúa de forma reflexiva, estructura tus mensajes, sé conciso y claro cuando respondas un email y de esa forma tu cliente tendrá más fácil la tarea de entenderte. Si alguien te ha escrito un email de varias páginas y tú respondes con un escueto “OK” seguramente no estés dando el feedback que la otra persona espera.

Sé correcto: No descuides las formas en ningún plano. No cometas faltas de ortografía ni seas maleducado.

En general, Internet no es tan diferente del mundo real.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *