Reputación y posicionamiento

Hace unas semanas empezó a circular por la red una teoría que formulaba una escabrosa aunque efectiva forma de posicionamiento en buscadores. La idea era que, en caso de que la empresa tuviera una mala reputación online, las discusiones y opiniones vertidas por los internautas enlazando al sitio “polémico” provocarían una mejora del posicionamiento en buscadores de este servicio de baja reputación.

Sin embargo en Google atajaron el tema poco después: tal y como explican en su blog oficial, Google asegura que una mala reputación en la red afecta negativamente al posicionamiento, y lo hace categóricamente: «escribo esto para deciros que ser malo es y siempre será malo para tu negocio en los resultados de búsqueda». Google incorpora a su sistema de elaboración de rankings una forma de detectar sitios con experiencias usuario pobres y aseguran que seguirán trabajando para mejorar la algoritmia que controle estos resultados, sin especificar en qué consiste para evitar trucajes por parte de nadie; además prometen que seguirán trabajando para mejorar estos sistemas y que la mala reputación perjudique el posicionamiento.

En la otra cara de la moneda, tenemos a las empresas con buena reputación, que como es lógico generan en los usuarios una actividad positiva que se traduce en incremento de actividad y finalmente en mejor posicionamiento. Para ello se hace inprescindible hoy día la contratación de un servicio de consultoría que ayude a la empresa a gestionar su identidad en Internet, partiendo por entender las claves de unas relaciones públicas fluidas en Internet, y acabando con un diseño de la estrategia a seguir para mantener una buena reputación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *