Internet: Una herramienta del mundo real

Skype

Skype es uno de los principales servicios de voz sobre IP.

Estos días se habla de la instalación en el aeropuerto de Tallin de la primera cabina de teléfonos de Skype, el conocido servicio de VoIP. La instalación de un terminal real de este tipo de servicios, es una prueba más de un hecho que se tiende a obviar: no existe un muro entre lo real y lo virtual, entre el mundo real y el mundo 2.0.

Durante muchos años se ha destinado una cantidad enorme de términos, muchas veces mal empleados, para distinguir las actividades que se realizan a través de Internet (el ciberespacio, el mundo digital, la vida 2.0) de aquellas otras más tradicionales (las del mundo real, que con el tiempo algunos han venido a llamar mundo 1.0), como si lo que uno hace en Internet estuviera atrapado dentro de un mundo de ficción aislado del mundo real, o como si lo que sucede en el mundo real fuera más serio o más riguroso que lo se hace a través de Internet.

Los medios de comunicación en muchas ocasiones, e incluso quienes nos dedicamos profesionalmente a trabajar exclusivamente con y para Internet, hemos alimentado de forma totalmente equivocada esta distinción entre dos mundos que en absoluto están separados por un muro y que por supuesto no son lugares diferentes. Se habla de phishing y estafas online como si los timadores no fueran personas de carne y hueso. Se habla de asesinatos perpetrados a través de Internet como si las redes informáticas mataran y no hiciera falta la presencia de un arma material y un criminal para delinquir. Así, durante la investigación del asesinato de Marta del Castillo, no pocos medios de comunicación trataron el caso como si hubiera sucedido en una realidad paralela, una realidad que para colmo retratan normalmente, y sobre todo cuando toca hablar de la Ley Sinde o de descargas en general, como una isla pirata perdida de la mano de Dios en la que los delincuentes campan a sus anchas. Debe ser una licencia estética de la que se ha abusado para mostrar Internet como algo exótico o extraño.

Sin embargo, a través de Internet -que es una herramienta, no un Mundo-, cerramos negocios, generamos empleo, realizamos transferencias bancarias, adquirimos bienes, nos relacionamos con amigos, socios y clientes, es decir: llevamos a cabo actividades del mundo real y que tienen consecuencia directa en nuestra realidad cotidiana. Y tanto: Skype, un servicio ideado para el ámbito de Internet, no ha encontrado dificultad en aparecer en el mundo real en forma de cabina de teléfono. Cuando una empresa plantea la iniciación de una campaña publicitaria puede surgir la duda: ¿Me publicito en Internet? ¿Lanzo una campaña de marketing online? Y muchas veces estas preguntas se plantean desde la óptica de la entrada en un mundo diferente o un espacio ignoto, cuando en realidad ya llevan años de retraso en el uso de Internet, que es una herramienta del mundo real.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *