La versatilidad y sencillez del pago electrónico

La popularización del pago electrónico supuso una comodidad más para los compradores. Algo que hoy día nos resulta tan natural supone en realidad dos facilidades: la de pagar sin necesidad de cargar con dinero físico y la de efectuar compras a distancia, ya sea por catálogo o vía Internet.  Precisamente la reticencia que provocó el pago a través de Internet en ciertos usuarios fue lo que inspiró el nacimiento de servicios como Paypal, sistemas de pago que intermedian entre el pagador y el comprador  de manera que el uno no debe conocer los datos del otro.

Cuando Paypal publicó sus aplicaciones para móviles, facilitó además la posibilidad de hacer micropagos en movilidad. Con la seguridad de que es más dificil olvidar en casa el móvil que dejarse la cartera, estas tecnologías nos permiten pagar en establecimientos y realizar transacciones de dinero a diferentes escalas sin necesidad de utilizar efectivo ni tarjetas de crédito. Las aplicaciones en la vida cotidiana son cientos: una sola persona podría pagar la cuenta de varios amigos que salen de cañas, y después ajustar cuentas entre ellos, sin necesitar al camarero y sin las comodidades de las monedas fraccionarias; un familiar realiza pequeños pagos a otro para enviarlo a hacer la compra, y el segundo paga en el establecimiento, utilzando una contraseña de seguridad y transfiriendo el dinero directamente a la cuenta de la empresa. En ambos ejemplos no queda dinero en efectivo en el local de la empresa, por lo que además de una comodidad supone un incremento de la seguridad.

Nos preocupamos por ti: utilizando Internet Móvil para generar confianza

iPhone (imagen de dominio publico)

Cuando centramos nuestro negocio en Internet, hay una cosa que no cambia: el cliente siempre quiere una respuesta rápida, y esto no debe significar una disminución en la calidad de la comunicación no nuestros clientes. Después de realizar una inversión en publicidad, debemos mantener la posición de nuestra empresa con un trato cuidado al cliente. En Internet no hay un cara a cara con cliente, la comunicación se realiza muchas veces de forma asíncrona, pero eso no significa que baste con comprobar el correo electrónico una vez al día. Muchos de nuestros clientes solicitarán información antes de realizar una compra o plantearán alguna cuestión después de haber comprado y si la respuesta tarde en llegar podemos estar generando incertidumbre o desconfianza. En estas situaciones lo ideal es dar una respuesta rápida, demostrando que detrás de la web siempre hay un equipo humano trabajando. Pero ¿Cómo dar esa respuesta con tanta inmediatez si tenemos la agenda repleta de citas y tareas?

Ya hablamos hace tiempo (llevamos años haciéndolo) de las ventajas de la movilidad en la productividad de la empresa, y la movilidad también juega un papel esencial a la hora de brindar un buen servicio de atención al cliente. Los smartphones como BlackBerry, iPhone y los últimos terminales con sistemas operativos Android, nos brindan la posibilidad de gestionar nuestras presencia en redes sociales y sobre todo nuestro correo electrónico en circunstancias en las que normalmente no podríamos trabajar: esperando el tren, en esos minutos antes de entrar a una reunión, o simplemente en un ascensor. Muchas veces podemos dar una respuesta rápida, aunque no estemos planteando aún la solución definitiva a la inquietud de nuestro cliente, simplemente para decir: «Nos ponemos a trabajar. Nos preocupamos por ti.»

Movilidad, productividad y redes sociales

Hace unos años el concepto tecnológico del momento era la web 2.0, una forma de marcar el estado de la web del momento con una nomenclatura de versionado. Muchas empresas crearon marcas que añadían el concepto a su nombre, incluso algunos que llegaron tarde quisieron adelantarse haciéndose llamar 3. El tiempo ha demostrado que no se trataba de una moda, sino de la implantación de una serie de procedimientos técnicos que desarrollaron los conceptos de web social y de aplicación web que tanto han servido a nivel empresarial.

Utiliza la nube para aumentar el rendimiento de tu empresa

Lo que viene ahora, el concepto del momento, es el cloud computing, la computación en la nube, que no es ni más ni menos que la descentralización de nuestras aplicaciones y datos, o dicho de otra forma: el almacenamiento de datos en la nube, para que sean accesibles desde cualquier lugar.

De nuevo, lejos de ser un concepto de moda, se trata de una forma de trabajo destinada a mejorar de manera sustancial el rendimiento de nuestro trabajo. Habrá ocasiones en que tengamos que trabajar desde diferentes dispositivos: es fácil imaginar unos cuantos por persona: un ordenador en nuestro centro de trabajo, un portátil para viajes, otras veces desde casa, desde un smart phone (Blackberry, iPhone, Android…) y un tablet que utilicemos para reuniones o recogidas de datos en ciertas visitas. Administrar estos dispositivos puede llegar a ser engorroso para ello utilizamos herramientas de sincronización que nos ayudan acceder a nuestra información desde cualquier dispositivo en cualquier momento:

  • Acceder a nuestros ficheros más necesarios desde aplicaciones en la nube como Dropbox o SugarSync, que se encargan de mantener nuestros ficheros actualizados en todos los dispositivos.
  • Manejar el correo electrónico, libreta de contactos y calendarios (si es sincronizado con protocolo IMAP mejor que mejor), con la ventaja de poder dar respuestas inmediatas.
  • Gestionar el tiempo con listas de tareas como Remember the milk o simplemente las notas asociadas nuestro correo electrónico, de forma que no se nos olvide nada.
  • Anotar ideas o lugares que visitamos en Internet con aplicaciones como Evernote.
  • Acceder a redes sociales en cualquier momento para dar soporte al cliente o simplemente interactuar con él.

Las ventajas principales de utilizar este tipo de sistemas solucionan una serie de problemas que se repetían hasta ahora en la empresa moderna:

  • Rapidez de atención al cliente: Tanto si vendes por Internet como si no, responder por email a quien contacte contigo es algo que no debe llevar mucho tiempo. Una respuesta rápida (que apenas tarde en llegar unos minutos), genera confianza en el cliente porque da la garantía de haber un equipo humano dispuesto a satisfacer sus inquietudes y a hacerlo en el momento. Esta interacción será de dos formas diferentes: vía email y a través de redes sociales, por lo que incide de forma directa en la reputación digital de la empresa.
  • Integridad de los datos: Tus datos se almacenan en la nube y se sincronizan con todos tus dispositivos, incuso en caso de avería puedes acceder a ellos desde cualquier máquina a través de una aplicación web (de vital importancia a la hora de realizar una presentación).
  • Productividad: Mejora la productividad ahorrando tareas de sincronización entre dispositivos y facilitando el uso de herramientas de gestión del tiempo.