Linkedin vs Twitter

 

El contacto empresarial. Ventajas de Linkedin sobre Twitter


Twitter

Desde sus respectivas creaciones, Linkedin y Twitter han seguido caminos muy dispares.

 

Twitter, nacida como red social basada en microblogging,  ha tenido un impacto tremendo, y aún más desde la aparición de Twitter en los dispositivos móviles. Twitter ha sido utilizada para gran cantidad de propósitos, tales como publicidad, campañas electorales, movimientos sociales, etc.

 

Por otro lado, Linkedin puede considerarse una red social profesional, es decir, una red específica de negocio. En esto radica la ventaja que tiene Linkedin sobre Twitter para nuestros clientes.

 

 

En Linkedin podemos encontrar la gran mayoría de las grandes empresas y contar que alrededor del 4% de los perfiles registrados son PYMES. Esto hace que el mercado sea más concreto y dirijamos nuestros esfuerzos a captar al cliente deseado frente al amplio abanico de potenciales clientes que Twitter nos ofrece.

 

Comparando cifras, podemos observar como, pese a que Twitter posee más usuarios que Linkedin (200 millones frente a 135millones de usuarios), los usuarios de esta última son, prácticamente en su totalidad, profesionales
o empresas que utilizan Linkedin con un objetivo común: el negocio.

 

En cuanto a información, twitter es muy escueta, el perfil de twitter se basa solamente en un nombre y una descripción, el resto de la información publicada será a través de twits. En cambio, Linkedin nos da la posibilidad de ofrecer información a nuestros contactos un perfil tan extenso como deseemos, tanto individual como empresarial, así como también nos permite ver el perfil de otros usuarios.

 

En definitiva, y desde el punto de vista empresarial, Linkedin nos brinda una potente herramienta más adecuada a nuestras necesidades empresariales que Twitter.

 

 

 

Viejos medios y nuevos medios de publicidad

Los nuevos medios de publicidad, en contraposición con los medios tradicionales, han hecho que se revisen (o al menos que se deban revisar) las estrategias publicitarias a todas las escalas. Desde el pequeño comercio hasta la gran empresa aprenden día a día a moverse en la Web y las redes sociales lanzando campañas, cada uno a su escala. Pero no se debe pensar que se trata de los mismos medios publicitarios pero con una herramienta (Internet) que se suma. Al contrario: Internet supone un nuevo medio que, por su naturaleza novedosa y cambiante, hay que aprender a utilizar y descubrir día a día.

El principal cambio es que, si bien la publicidad tradicional se realizaba en medios de comunicación normalmente unidireccionales, sin apenas posibilidad de feedback, ahora nos movemos en un medio de interactuación en el que el ciclo de comunicación con el cliente se cierra por completo. A cambio de publicitarte recibirás impresiones, opiniones, críticas, halagos, etc. En muchas ocasiones, podrás dar un soporte completo a través de redes sociales u otros medios digitales. Además, la facilidad de comunicación ha potenciado el boca a boca de manera que la capacidad de difusión de nuestro mensaje se multiplica de forma exponencial. Pero quizás lo más importante es que ahora el contenido del mensaje que se publicita cobra más  importancia que nunca, ya que tu imagen de marca no sólo depende de ti, sino de la difusión de tu mensaje que dé el público.

En conclusión, no sólo han cambiado nuestras herramientas, sino todo el mecanismo de la publicidad, y esto requiere el aprendizaje y uso de estos nuevos medios. Por lo tanto, no se trata de aplicar las viejas técnicas a los nuevos medios, sino de idear nuevas vías publicitarias para desarrollar con las nuevas tecnologías.

Voces en el desierto

Desierto

Si buscamos analogías entre la web y la geografía del planeta, podríamos decir que las redes sociales son las grandes urbes en las que la gente interactúa, mantiene relaciones sociales, hace negocios, etc. Los buscadores son las carreteras que nos pueden llevar de un lugar a otro, a contactar nuevos clientes y proveedores. Éstas son las zonas de la web a las que nos interesa acercarnos para abrir nuevas vías de negocio, mejorar nuestra comunicación con el cliente y hacer que nuestro negocio evolucione en el terreno de la nuevas tecnologías.

Sin embargo, la evolución de la red termina provocando que aparezcan zonas “despobladas” que equivalen al desierto, a zonas yermas sin clientes, sin visitas, vacías. Un proyecto de presencia en Internet mal gestionado provoca que tengamos que realizar un esfuerzo enorme para finalmente no obtener  repercusión alguna: se trata de un esfuerzo equivalente al de predicar en el desierto.

Nos encontramos en ocasiones con proyectos web que han sido pensados para una concepto obsoleto de Internet. Se trata de portales construidos con técnicas poco accesibles y en absoluto amigables con buscadores y para los cuales no se ha definido ninguna estrategia de marketing en redes sociales. Se trata de proyectos a los que la empresa ha dedicado un importante esfuerzo humano, económico y de tiempo,  sin embargo no va a obtener ninguna repercusión por el mero hecho de que esos esfuerzos no estaban dirigidos en la dirección adecuada.

Las bases de un proyecto de marketing online deben construirse cimentados en unas tecnologías de calidad para lo cual se dividen en diferentes acciones que deben cuidarse tanto por separado como en la forma de interactuar que tienen las unas con las otras:

La construcción de un portal web accesible, optimizado para buscadores, que albergue la información que queremos ofrecer, convirtiéndose en el respaldo del resto de acciones que vamos a acometer (integrado con redes sociales, flexible de cara a la actualización de contenidos, etc…)

– La redacción de unos contenidos que sean de utilidad para el usuario final, con la debida revisión ortotipográfica y de estilo y optimizados para su posicionamiento en buscadores. Y más aún: que cumpliendo estas características sean capaces no sólo de informar al usuario, sino de atraerlo a través de emociones.

– El diseño de una estrategia de posicionamiento en buscadores que dote a la web de la presencia oportuna en las SERPS de aquellos usuarios que necesiten sus servicios.

– La inversión y gestión de una campaña de marketing en buscadores que refuerce la estrategia de posicionamiento en buscadores.

– El diseño de una estrategia de marketing en redes sociales, que se hace esencial hoy día debido a la cantidad de usuarios con los cuentan y el tiempo estos les dedican.

– La gestión continua de todas las acciones antes mencionadas a través del estudio de la analítica web y la revisión de todas las estrategias.

En definitiva: Internet es un medio vivo y cambiante. Hoy día no podemos ceñirnos a la idea de principios de la pasada década de “tener una página web” en un trabajo de varias semanas, sino que debemos desarrollar un proyecto completo de presencia en Internet con una planificación a varios meses en el que además de controlar la publicidad y difusión de nuestra marca seamos capaces de construir una reputación online y desarrollar unas vías de trabajo acordes con las tecnologías actuales.

ROI de publicidad

La inversión en publicidad es imprescindible en la empresa moderna, y parte de esa publicidad hoy día debe canalizarse a través de medios sociales. Someter a evaluación la eficacia de una campaña es, sin embargo, una tarea difícil ¿Qué variables nos sirven para medir el retorno de inversión (ROI)? ¿Basta con hacer balance de gastos e ingresos durante una época de campaña? ¿Es posible establecer una formula para medir el ROI de publicidad?

En realidad se puede, aunque mediante fórmulas más completas: los factores que nos permiten evaluar el ROI en publicidad dependen del producto que queramos vender, del medio que utilicemos y del mercado al que nos queramos dirigir. Si bien algunos estudios son capaces de medir resultados generales de inversión –Microsoft, recientemente, desvelaba que el ROI en medios online era mucho mayor que en medio tradicionales-, nosotros debemos identificar para cada caso los factores que influyen.

En el ROI de publicidad no sólo entran en juego factores estrictamente ligados a la campaña como el medio escogido, el target, etc. sino que además debemos evaluar otros factores como la oferta comercial que se difundía o la calidad del servicio que se presta al cliente. También hay que tener en cuenta los resultados intangibles del marketing online, factores de más difícil medida como la presencia y el posicionamiento de marca. Esta intagibilidad es tal que hay autores que afirman que el ROI de la publicidad online no puede ser medido sino es dentro del marco de las diferentes acciones publicitarias que la empresa lleve a cabo.

Sea como fuere, conviene recordar algunas claves de la gestión de tus acciones publicitarias y presencia Internet:

  • – No se trata de spammear al usuario con mensajes comerciales, sino de ofrecerle un servicio de valor que el usuario necesita.
  • – La atención al cliente comienza dentro de la campaña online: El usuario no espera recibir un mensaje publicitario, debes empezar a interactuar con él.
  • – Cuida tu reputación online. No debes permitir que se hable mal de ti sólo por el hecho de que tu producto sea mencionado.

Aplicando el geoposicionamiento al Marketing con Foursquare

Foursquare

Foursquare

La movilidad de nuestros sistemas de trabajo se ha convertido en un potenciador de nuestra propia movilidad. Ahora que nuestros límites geográficos se expanden y que la web social se hace universal, nace como combinación de estos dos hechos el concepto de geoposicionamiento, es decir: localizar geográficamente el lugar desde el que estamos enviando un mensaje.

La red social de geoposicionamiento más popular es Foursquare. El uso consiste en en decir qué lugares visitamos e ir dejando pequeñas notas (tips), publicar un grito (shout) para localizar a alguien alrededor y, en definitiva, interactuar socialmente con la posición geográfica como eje principal. A su popularidad han ayudado su total conectividad con twitter y facebook, pero sobre todo su planteamiento de juego en el que el usuario gana puntos y medallas conforme visita y descubre nuevos lugares. De este juego se desprenden los Mayors, los usuarios que más frecuentan un lugar en concreto.

Foursquare es sin lugar a dudas una herramienta muy potente para el marketing social que se está explotando muy bien en Estados Unidos y que, por desgracia, en España aún no se ha asentado entre las empresas (lo que supone que aún sea una buena oportunidad de marketing).  Si damos de alta nuestros negocio (un bar, un gimnasio, una tienda) como venue en Foursquare podemos premiar a quien más nos visite (Mayor) con algún tipo de descuento o aliciente para que nuestros usuarios anuncien precisamente esas visitas que nos hacen. Eso se traduce en la difusión de la opinión de nuestros usuarios a todos sus contactos dejando en el lugar geográfico en que nos encontramos una anotación o consejo (tip) que encontrarán quienes pasen por la zona. Estaremos, en definitiva, añadiendo al boca a boca un recordatorio de gran valor que incluye nuestros datos corporativos.