Errores a evitar en la página de tu empresa en Facebook

¿Sabes como crear una página de empresa en facebook?

Antes de crear la página de tu empresa en Facebook, hay que tener un perfil personal. Crear la página de empresa es muy fácil, hay que entrar en la sección  “Descubrir páginas”, accesible desde el menú lateral izquierdo de facebook y hacer clic en el botón verde “Crear una página” que se encuentra en la parte superior de la web.

Debes evitar algunos errores básicos:

fb_unlike

1.- Usar un perfil personal como página de empresa               

Algunas empresas recién llegadas a las redes sociales y a Facebook concretamente crean un perfil personal y no una página de empresa, lo que incumple la normativa de Facebook. Esto implica que si es detectado, el perfil será cerrado.

Diferenciar página y perfil personal es sencillo, si en tu página de empresa tienes “Me gusta” has creado correctamente tu página. Si en lugar de eso tienes “Amigos” tienes un perfil personal. En este caso, para no perder el trabajo realizado y conservar esos amigos como “Me gusta” puedes convertir tu perfil personal en página en este enlace:

https://www.facebook.com/pages/create.php?migrate

2.- No hacer un buen diseño de nuestra página

Uno de los fundamentos de una página de empresa en facebook es su diseño. Hay que personalizar la portada y el perfil. Es importante utilizar imágenes adecuadas en tu página.

3.- Dejar la página a medias

Es obvio que, para que la página sea profesional debe estar acabada. No da buena imagen dejar tu pagina sin terminar.

Es preferible no tener página a tener una que no se está utilizando, ya que el usuario percibe dejadez y es muy negativo.

5.- No interactuar con los fans

Las páginas de empresa en facebook se basan en la interacción con el usuario y hay que intentar comunicarse con ellos y responder a todas las cuestiones que nos planteen privada y públicamente.

6.- Restringir que mis fans comenten en el muro

El objetivo de las paginas de facbook es tener un sitio abierto, directo y transparente con los fans, donde no solo puedan comentar sino que los incitemos a hacerlo.

7.- Eliminar comentarios negativos

En el punto anterior recalcabamos la transparencia. Es fundamental no esconder los errores. En Facebook, trae más éxito la humildad y la transparencia.

8.- No cambiar la URL provisional por una permanente

Podemos cambiar la url provisional que se genera al crear la página por una con nuestra marca cuando llegamos a 25 “Me gusta”

9.- Uso abusivo de la marca

En un rápido vistazo puede verse si una pagina hace uso abusivo de su marca o sus productos, cosa que debemos evitar para no espantar a nuestros fans

10.- No vendas en Facebook

Facebook no está hecho para vender. El usuario que accede a Facebook lo hace por entretenimiento o por utilidad, por lo que debemos adaptarnos a lo que los fans buscan en facebook.

 

Redes Sociales, ¿Cuáles son las que más ayudan al SEO?

Hace unos meses, Google cambió su algoritmo para favorecer a las webs que ofrecen contenidos de mayor calidad a sus visitantes. Dicho algoritmo utiliza diferentes datos para confirmar la calidad de los contenidos, muchos procedentes de las redes sociales.

redes sociales

Como sabemos, el Social Media afecta al SEO de una web, pero es no todas las redes sociales afectan por igual. Algunas permiten a Googlebot rastrear en mayor medida extrayendo más información  y eso tiene consecuencia directa en el posicionamiento web.

Google+, al ser la red social de Google es la más influyente en el posicionamiento. La influencia de esta red social puede llevar a su web (si está correctamente enlazada) a encabezar las posiciones y que en la página de resultados aparezca una conexión directa a la página o perfil de Google+, es decir que vaya acompañada de las últimas publicaciones que se han hecho en la red social.

Por otro lado y con menor influencia está Twitter, que al ser publica, permite a Googlebot acceder a todo el contenido que publicado. También influye en gran medida la cantidad de publicaciones hechas, en total se habla de más de 400 millones de tuits al día por lo que el robot de Google pone mucha atención en esta red.

 

Facebook, por usuarios y actividad,  es la red social que en teoría más debería afectar al SEO. A pesar de todo eso, Google no puede acceder a la mayor parte de su información ya que está alojada en perfiles personales con privacidad restringida. Las páginas sí tienen información pública por lo que sí se pueden acceder a sus datos, aunque siempre hay excepciones. En cualquier caso, el bot puede acceder a los datos de clics en “me gusta” en las publicaciones de una y es algo que sí influye en el posicionamiento.

 

Existen más redes sociales con menos influencia aunque su contenido es público. Es el caso de Linkedin y Pinterest que tienen menos usuarios y en ellas se hacen menos publicaciones. En LinkedIn la mayoría de los contenidos se comparten en los perfiles y los grupos y en muchos casos Google no puede rastrearlo porque son privados.

El caso de Pinterest es diferente. La mayor parte del contenido de la red social son fotos y las descripciones de las mismas son excesivamente cortas y no tienen enlaces por lo que influye menos que otras redes sociales en el SEO.

SEO y publicidad segmentada

Muchas veces nos piden una solución para un problema que inquieta a muchas empresas: después de una inversión importante en desarrollar una imagen corporativa, presencia en la Web y SEO,  nuestro negocio no funciona en Internet, bien porque la actividad es nula, bien porque nuestros visitantes no muestran interés en nuestro producto. La inversión se traduce en pérdidas en lugar de dar como resultado una buena campaña de publicidad efectiva.

El segundo caso es el más frustrante y más después de haber invertido tanto esfuerzo en marketing en buscadores. El cliente se pregunta por qué su producto o servicio, que lleva años funcionando, no se vende en Internet ¿Será que la Red no está preparada para el producto? ¿Será que los usuarios de la Red no entienden lo que queremos vender? Y es muy fácil de entender: no hay ningún producto que interese a todo el mundo, por lo tanto no debemos intentar vender a todo mundo, sino centrarnos en el segmento adecuado.