La recomendación en Google: el boca a boca de la era de Internet

En la web, y más aún en Europa, siempre que hablamos de presencia en Internet hablamos de Google. Hace poco llamábamos la atención sobre Google Places, que estos días inicia un servicio de checkins similar al de FourSquare en una importante maniobra por arrastrar las conexiones sociales hacia su sistema de recomendaciones.

Hablamos de Google porque es el principal motor de búsqueda, y porque alrededor del buscador aglutina una serie de servicios de marketing, productividad, desarrollo, networking, etc… que se han convertido en herramientas y recursos a tener en cuenta en diferentes sectores del trabajo de la empresa. En lo que la difusión de una marca se refiere, Google juega un papel importantísimo por dos razones.

La primera es que Google es una parte importantísima del mecanismo del boca a boca, ya que pone a disposición del usuario diferentes herramientas como la compartición de enlaces en Google Reader, la difusión a través de Buzz o YouTube. Esto unido a otros servicios como Facebook y Twitter configura en Internet un entorno que debemos aprovechar parar generar actividad social entorno a la empresa.

La segunda razón de la importancia de Google es que sus estrategias nos sirven como ejemplo para elaborar una estrategia de marketing online:

  • Llama la atención. Genera contenidos, servicios y productos que llamen la atención del usuario y que inviten a hablar de ellos.
  • Deja al usuario hablar de ti. Facilítale la forma de compartir la información que pretendes difundir.
  • Ofrece muestras gratuitas: GMail, entre otras cosas, es una muestra para particulares del servicio de aplicaciones de pago que Google da a las empresas. Ofrecer tu producto de forma gratuita no es necesariamente un regalo: bien combinado con una estrategia en medios sociales, puede ser una muy buena inversión.
  • Desafía a la comunidad: un aliciente para que hablen de ti es generar una actividad entre tus contactos en redes sociales. Organiza un concurso, haz que tu comunidad dedique momentos de ocio a realizar una actividad divertida y que además le pueda reportar un premio.
  • Haz algo diferente: Los Google Doodles (esas variaciones del logotipo de Google que conmemoran ciertos eventos) siempre generan curiosidad en los usuarios. Trata de sorprenderlos con pequeños detalles de originalidad.
  • Mantén el misterio: Dota a tus servicios online de una llegada progresiva de usuarios mediante un sistema de invitaciones. La imagen de un entorno privado y exclusivo llamará la atención de tus usuarios.

Reputación y posicionamiento

Hace unas semanas empezó a circular por la red una teoría que formulaba una escabrosa aunque efectiva forma de posicionamiento en buscadores. La idea era que, en caso de que la empresa tuviera una mala reputación online, las discusiones y opiniones vertidas por los internautas enlazando al sitio “polémico” provocarían una mejora del posicionamiento en buscadores de este servicio de baja reputación.

Sin embargo en Google atajaron el tema poco después: tal y como explican en su blog oficial, Google asegura que una mala reputación en la red afecta negativamente al posicionamiento, y lo hace categóricamente: «escribo esto para deciros que ser malo es y siempre será malo para tu negocio en los resultados de búsqueda». Google incorpora a su sistema de elaboración de rankings una forma de detectar sitios con experiencias usuario pobres y aseguran que seguirán trabajando para mejorar la algoritmia que controle estos resultados, sin especificar en qué consiste para evitar trucajes por parte de nadie; además prometen que seguirán trabajando para mejorar estos sistemas y que la mala reputación perjudique el posicionamiento.

En la otra cara de la moneda, tenemos a las empresas con buena reputación, que como es lógico generan en los usuarios una actividad positiva que se traduce en incremento de actividad y finalmente en mejor posicionamiento. Para ello se hace inprescindible hoy día la contratación de un servicio de consultoría que ayude a la empresa a gestionar su identidad en Internet, partiendo por entender las claves de unas relaciones públicas fluidas en Internet, y acabando con un diseño de la estrategia a seguir para mantener una buena reputación.