Voces en el desierto

Desierto

Si buscamos analogías entre la web y la geografía del planeta, podríamos decir que las redes sociales son las grandes urbes en las que la gente interactúa, mantiene relaciones sociales, hace negocios, etc. Los buscadores son las carreteras que nos pueden llevar de un lugar a otro, a contactar nuevos clientes y proveedores. Éstas son las zonas de la web a las que nos interesa acercarnos para abrir nuevas vías de negocio, mejorar nuestra comunicación con el cliente y hacer que nuestro negocio evolucione en el terreno de la nuevas tecnologías.

Sin embargo, la evolución de la red termina provocando que aparezcan zonas “despobladas” que equivalen al desierto, a zonas yermas sin clientes, sin visitas, vacías. Un proyecto de presencia en Internet mal gestionado provoca que tengamos que realizar un esfuerzo enorme para finalmente no obtener  repercusión alguna: se trata de un esfuerzo equivalente al de predicar en el desierto.

Nos encontramos en ocasiones con proyectos web que han sido pensados para una concepto obsoleto de Internet. Se trata de portales construidos con técnicas poco accesibles y en absoluto amigables con buscadores y para los cuales no se ha definido ninguna estrategia de marketing en redes sociales. Se trata de proyectos a los que la empresa ha dedicado un importante esfuerzo humano, económico y de tiempo,  sin embargo no va a obtener ninguna repercusión por el mero hecho de que esos esfuerzos no estaban dirigidos en la dirección adecuada.

Las bases de un proyecto de marketing online deben construirse cimentados en unas tecnologías de calidad para lo cual se dividen en diferentes acciones que deben cuidarse tanto por separado como en la forma de interactuar que tienen las unas con las otras:

La construcción de un portal web accesible, optimizado para buscadores, que albergue la información que queremos ofrecer, convirtiéndose en el respaldo del resto de acciones que vamos a acometer (integrado con redes sociales, flexible de cara a la actualización de contenidos, etc…)

– La redacción de unos contenidos que sean de utilidad para el usuario final, con la debida revisión ortotipográfica y de estilo y optimizados para su posicionamiento en buscadores. Y más aún: que cumpliendo estas características sean capaces no sólo de informar al usuario, sino de atraerlo a través de emociones.

– El diseño de una estrategia de posicionamiento en buscadores que dote a la web de la presencia oportuna en las SERPS de aquellos usuarios que necesiten sus servicios.

– La inversión y gestión de una campaña de marketing en buscadores que refuerce la estrategia de posicionamiento en buscadores.

– El diseño de una estrategia de marketing en redes sociales, que se hace esencial hoy día debido a la cantidad de usuarios con los cuentan y el tiempo estos les dedican.

– La gestión continua de todas las acciones antes mencionadas a través del estudio de la analítica web y la revisión de todas las estrategias.

En definitiva: Internet es un medio vivo y cambiante. Hoy día no podemos ceñirnos a la idea de principios de la pasada década de “tener una página web” en un trabajo de varias semanas, sino que debemos desarrollar un proyecto completo de presencia en Internet con una planificación a varios meses en el que además de controlar la publicidad y difusión de nuestra marca seamos capaces de construir una reputación online y desarrollar unas vías de trabajo acordes con las tecnologías actuales.

Las 5 claves para las relaciones públicas en Internet

Correo

Quienes comienzan una andadura en Internet, quizás por falta de práctica o falta del conocimiento del medio, encuentran ciertas dificultades a la hora de comunicarse con clientes o usuarios. Muchas veces se pierden la fluidez y la comodidad en la conversación a causa de la prisa o la dejadez, la frialdad o la falta de reflexión a la hora de enviar un mensaje. Siempre, antes de pulsar el botón de enviar, detente y revisa lo que acabas de escribir siguiendo estos sencillos consejos:

Al otro lado de la máquina hay una persona (o debe haberla): Aunque tú estás de cara a una máquina, quien lee tus correos electrónicos siempre es un humano que espera que se le trate como tal. Del mismo modo, demuestra que tú también eres una persona intentando ser cercano.

Escucha y responde: Si se habla sobre tu empresa o marca en redes sociales, debes estar atento a lo que se dice. Responde a los clientes, interactua con ellos y, en definitiva, atiéndelos.

Sé rápido: El ideal de la comunicación suele ser la instanteneidad y tienes medios para conseguirla. No tardes en responder mensajes de tus clientes, que sepan que detrás de un logotipo o una página en Facebook hay personas trabajando para responder a sus inquietudes.

Sé eficaz: Tómate el tiempo necesario para responder los mensajes. Actúa de forma reflexiva, estructura tus mensajes, sé conciso y claro cuando respondas un email y de esa forma tu cliente tendrá más fácil la tarea de entenderte. Si alguien te ha escrito un email de varias páginas y tú respondes con un escueto “OK” seguramente no estés dando el feedback que la otra persona espera.

Sé correcto: No descuides las formas en ningún plano. No cometas faltas de ortografía ni seas maleducado.

En general, Internet no es tan diferente del mundo real.