Y ahora también en las redes sociales

Es cierto que todavía quedan profesionales y empresas que desarrollan su actividad sin ningún tipo de presencia en Internet, tan cierto como que nos parecen de otro mundo o de un pasado ya muy lejano.

Cuando las empresas empezaron a saltar a la Red, se solía decir que había que «estar en Internet». Llevamos más de una década avisando de que en la máxima del renovarse o morir es necesario que una empresa desarrolle su presencia en Internet. Al aumentar la competencia tuvimos que trabajar para «estar en Google», y más aún: en la primera página. Era la única forma de ser visibles en Internet o, al menos, así es percibido por los clientes.

Una vez más, pasamos ciclo. Las redes sociales, nacidas hace pocos años, crecieron y ahora ocupan una importante fracción del tiempo que los internautas dedicamos a navegar. Decíamos que había que estar en la web, en Google, y ahora también en las redes sociales, porque es ahí donde tus clientes pasan la mayor parte del tiempo.

Para ilustrarlo nos encontramos con centenares de infografías, sin embargo ahora nos quedamos con algunos datos absolutos:

– Facebook alcanzó a mediadios de 2009 los 250 millones de usuarios. Un año después los duplicó llegando al hito de 500 millones de usuarios (más de 10 veces la población española).

– Es la red social más utilizada en Europa, Norteamérica, y buena parte del resto del mundo.

– El perfil de usuario de redes sociales es mayoritariamente joven, pero puedes encontrar usuarios de todas las edades, y la mayoría de mediana edad, no necesariamente adolescente.

– El uso de las redes desde tecnologías móviles abre un nuevo campo de interacción y diálogo con usuarios en el que ya no sólo vale “anunciarse” o “estar”: debes gestionar tu comunidad, estar presente de una forma humana.

Son sólo algunos datos, pero resultan convincentes: no estar en la web, no estar en buscadores y no estar en redes sociales supone perder una oportunidad de mercado esencial (más aún en la coyuntura económica actual) y peor aún: supone no estar preparado, aguardando, para aprovechar los próximos pasos que dé el mercado, quedando definitivamente descolgados respecto a la competencia.

SEO + SM: Utilizando Twitter como herramienta de posicionamiento en buscadores

Twitter

Ante la pregunta clave que nos plantean siempre, ‘¿Cómo salir primero en Google?’, es decir, como conseguir un posicionamiento a largo plazo, también podemos unir la pregunta ‘¿Qué hago para aparecer en Google cuanto antes?’. ¿Cómo aceleramos el proceso de indexación? Google, hace años, tardaba semanas en indexar una web (quizás no en llegar, pero sí en decidir que se le debía prestar atención). Ahora, sin embargo, esto lleva apenas unas horas (un par de días a lo sumo), sobre todo si contamos con un Google Sitemap bien generado y una construcción de enlaces robusta. Aún así, es posible que no todo nuestro sitio web esté indexado, y hay algo que podemos hacer para conseguir la indexación de algunas direcciones de nuestro portal web en concreto.

Para conseguir una indexación rápida, podemos utilizar el sistema de búsquedas en tiempo real en Google, para ello es importante trabajar la presencia de la empresa en redes sociales. Si disponemos de una cuenta en Twitter, la red social de inmediatez por excelencia, podemos utilizar para difundir enlaces a nuestra página web y lograr una indexación rápida ahora que Google recorre e indexa los timelines públicos de Twitter.

Para lograrlo, seguiremos algunas directrices de buen uso:

  • No se trata de hacer spam, sino de insertar nuestros enlaces dentro de nuestra actividad normal (recuerda las claves de las relaciones públicas en Internet).
  • Utiliza palabras clave y algún hashtag para dotar a tus twits de semántica, pero no los sobrecargues, antes de publicar relee el twitt y además míralo por encima para asegurarte de que el link y los hastags no suponen una fuente de ruido que lo haga ilegible.
  • Crea enlaces que luego puedas trazar desde tu herramienta de analítica, (recuerda la importancia de la analítica web).
  • Piensa en el segmento para el que quieres posicionarte y twittea en horas punta. El momento exacto puede hacer variar el resultado: mientras que a las once de la noche seguramente tus clientes potenciales estarán lejos de pensar en tu producto, a las nueve de la mañana tus seguidores están arrancando máquinas y revisando sus timelines, y serán más receptivos y en mayor número.