ROI de publicidad

La inversión en publicidad es imprescindible en la empresa moderna, y parte de esa publicidad hoy día debe canalizarse a través de medios sociales. Someter a evaluación la eficacia de una campaña es, sin embargo, una tarea difícil ¿Qué variables nos sirven para medir el retorno de inversión (ROI)? ¿Basta con hacer balance de gastos e ingresos durante una época de campaña? ¿Es posible establecer una formula para medir el ROI de publicidad?

En realidad se puede, aunque mediante fórmulas más completas: los factores que nos permiten evaluar el ROI en publicidad dependen del producto que queramos vender, del medio que utilicemos y del mercado al que nos queramos dirigir. Si bien algunos estudios son capaces de medir resultados generales de inversión –Microsoft, recientemente, desvelaba que el ROI en medios online era mucho mayor que en medio tradicionales-, nosotros debemos identificar para cada caso los factores que influyen.

En el ROI de publicidad no sólo entran en juego factores estrictamente ligados a la campaña como el medio escogido, el target, etc. sino que además debemos evaluar otros factores como la oferta comercial que se difundía o la calidad del servicio que se presta al cliente. También hay que tener en cuenta los resultados intangibles del marketing online, factores de más difícil medida como la presencia y el posicionamiento de marca. Esta intagibilidad es tal que hay autores que afirman que el ROI de la publicidad online no puede ser medido sino es dentro del marco de las diferentes acciones publicitarias que la empresa lleve a cabo.

Sea como fuere, conviene recordar algunas claves de la gestión de tus acciones publicitarias y presencia Internet:

  • – No se trata de spammear al usuario con mensajes comerciales, sino de ofrecerle un servicio de valor que el usuario necesita.
  • – La atención al cliente comienza dentro de la campaña online: El usuario no espera recibir un mensaje publicitario, debes empezar a interactuar con él.
  • – Cuida tu reputación online. No debes permitir que se hable mal de ti sólo por el hecho de que tu producto sea mencionado.

La efectividad de la publicidad rápida

A menudo, el ímpetu de los comienzos de un proyecto o la ilusión a la hora de emprender una nueva vía de negocio llevan a muchos a querer ver resultados inmediatos, a las pocas horas de lanzar una campaña ya estudian analíticas y esperan que suene el teléfono o empiecen a llegar emails. En realidad, esto es más parecido a sentarse a ver crecer la cosecha.

Las 5 claves para las relaciones públicas en Internet

Correo

Quienes comienzan una andadura en Internet, quizás por falta de práctica o falta del conocimiento del medio, encuentran ciertas dificultades a la hora de comunicarse con clientes o usuarios. Muchas veces se pierden la fluidez y la comodidad en la conversación a causa de la prisa o la dejadez, la frialdad o la falta de reflexión a la hora de enviar un mensaje. Siempre, antes de pulsar el botón de enviar, detente y revisa lo que acabas de escribir siguiendo estos sencillos consejos:

Al otro lado de la máquina hay una persona (o debe haberla): Aunque tú estás de cara a una máquina, quien lee tus correos electrónicos siempre es un humano que espera que se le trate como tal. Del mismo modo, demuestra que tú también eres una persona intentando ser cercano.

Escucha y responde: Si se habla sobre tu empresa o marca en redes sociales, debes estar atento a lo que se dice. Responde a los clientes, interactua con ellos y, en definitiva, atiéndelos.

Sé rápido: El ideal de la comunicación suele ser la instanteneidad y tienes medios para conseguirla. No tardes en responder mensajes de tus clientes, que sepan que detrás de un logotipo o una página en Facebook hay personas trabajando para responder a sus inquietudes.

Sé eficaz: Tómate el tiempo necesario para responder los mensajes. Actúa de forma reflexiva, estructura tus mensajes, sé conciso y claro cuando respondas un email y de esa forma tu cliente tendrá más fácil la tarea de entenderte. Si alguien te ha escrito un email de varias páginas y tú respondes con un escueto “OK” seguramente no estés dando el feedback que la otra persona espera.

Sé correcto: No descuides las formas en ningún plano. No cometas faltas de ortografía ni seas maleducado.

En general, Internet no es tan diferente del mundo real.