Errores a evitar en la página de tu empresa en Facebook

¿Sabes como crear una página de empresa en facebook?

Antes de crear la página de tu empresa en Facebook, hay que tener un perfil personal. Crear la página de empresa es muy fácil, hay que entrar en la sección  “Descubrir páginas”, accesible desde el menú lateral izquierdo de facebook y hacer clic en el botón verde “Crear una página” que se encuentra en la parte superior de la web.

Debes evitar algunos errores básicos:

fb_unlike

1.- Usar un perfil personal como página de empresa               

Algunas empresas recién llegadas a las redes sociales y a Facebook concretamente crean un perfil personal y no una página de empresa, lo que incumple la normativa de Facebook. Esto implica que si es detectado, el perfil será cerrado.

Diferenciar página y perfil personal es sencillo, si en tu página de empresa tienes “Me gusta” has creado correctamente tu página. Si en lugar de eso tienes “Amigos” tienes un perfil personal. En este caso, para no perder el trabajo realizado y conservar esos amigos como “Me gusta” puedes convertir tu perfil personal en página en este enlace:

https://www.facebook.com/pages/create.php?migrate

2.- No hacer un buen diseño de nuestra página

Uno de los fundamentos de una página de empresa en facebook es su diseño. Hay que personalizar la portada y el perfil. Es importante utilizar imágenes adecuadas en tu página.

3.- Dejar la página a medias

Es obvio que, para que la página sea profesional debe estar acabada. No da buena imagen dejar tu pagina sin terminar.

Es preferible no tener página a tener una que no se está utilizando, ya que el usuario percibe dejadez y es muy negativo.

5.- No interactuar con los fans

Las páginas de empresa en facebook se basan en la interacción con el usuario y hay que intentar comunicarse con ellos y responder a todas las cuestiones que nos planteen privada y públicamente.

6.- Restringir que mis fans comenten en el muro

El objetivo de las paginas de facbook es tener un sitio abierto, directo y transparente con los fans, donde no solo puedan comentar sino que los incitemos a hacerlo.

7.- Eliminar comentarios negativos

En el punto anterior recalcabamos la transparencia. Es fundamental no esconder los errores. En Facebook, trae más éxito la humildad y la transparencia.

8.- No cambiar la URL provisional por una permanente

Podemos cambiar la url provisional que se genera al crear la página por una con nuestra marca cuando llegamos a 25 “Me gusta”

9.- Uso abusivo de la marca

En un rápido vistazo puede verse si una pagina hace uso abusivo de su marca o sus productos, cosa que debemos evitar para no espantar a nuestros fans

10.- No vendas en Facebook

Facebook no está hecho para vender. El usuario que accede a Facebook lo hace por entretenimiento o por utilidad, por lo que debemos adaptarnos a lo que los fans buscan en facebook.

 

Estrategias de marketing online en la pequeña empresa

¿Qué camino escoger en las redes sociales?

En el tiempo que llevamos trabajando en redes sociales -durante el apogeo de los social media y antes en los foros y páginas de debate-, pero sobre todo en los últimos meses, nos hemos encontrado con líderes de pequeñas y medianas empresas que entran por primera vez en el universo del social media. Son, por lo general, empresarios que desean ampliar nuevas vías de negocio en Internet y llegan atraídos por el auge de las redes sociales o que simplemente sienten curiosidad por experimentar un nuevo medio.

Son fases en las que el empresario o el encargado de marketing de la empresa, en ocasiones, se encuentra desorientado, se enfrenta a algo novedoso que puede costar trabajo entender y termina por abandonar, en ocasiones después de haber cometido errores que pueden dañar seriamente la imagen de la empresa. En momentos así, las dudas que se plantean son muchas: ¿Cómo iniciar mi presencia en redes sociales? ¿Cómo llegar a la gente a través de Internet? ¿En qué medios sociales debe mi empresa estar presente? ¿Debo gestionar yo mismo mi presencia en Internet o debo contratar los servicios de un community manager externo? Nuestro trabajo desde el departamento de marketing online empieza por acercar este medio al proyecto de la empresa que empieza su andadura social.

En primer lugar, derribamos los mitos: las redes sociales -como Internet en general- son una herramienta de trabajo muy productiva y como tal requieren una dedicación y un esfuerzo, no se trata de una máquina mágica de hacer negocios de la panacea contra la crisis. Desde esta base, ayudamos a la empresa a manejar el nuevo medio en que se encuentra. El usuario debe conocer los diferentes medios sociales de que dispone y aprender a utilizarlos como herramienta. En definitiva: conocer en el medio.

Pero desde este marco del aprendizaje es muy difícil que un usuario lance una estrategia de marketing efectiva o simplemente publicitar su marca en Internet, y en ese punto entra la labor de estratega del consultor, guiando la campaña por las diferentes fases de un proyecto de publicidad online. El marketing en redes sociales requiere una estrategia en la que prime el equilibrio: se debe desarrollar una presencia, pero sin hacer excesivo ruido; se debe informar al cliente y publicitar la marca, pero sin entrar en el terreno del spam.

En suma, ayudamos a la empresa a conocer el nuevo medio en el que debe moverse, y a la vez marcamos el camino a seguir para el desarrollo de su presencia en Internet y de su reputación online.

Y ahora también en las redes sociales

Es cierto que todavía quedan profesionales y empresas que desarrollan su actividad sin ningún tipo de presencia en Internet, tan cierto como que nos parecen de otro mundo o de un pasado ya muy lejano.

Cuando las empresas empezaron a saltar a la Red, se solía decir que había que «estar en Internet». Llevamos más de una década avisando de que en la máxima del renovarse o morir es necesario que una empresa desarrolle su presencia en Internet. Al aumentar la competencia tuvimos que trabajar para «estar en Google», y más aún: en la primera página. Era la única forma de ser visibles en Internet o, al menos, así es percibido por los clientes.

Una vez más, pasamos ciclo. Las redes sociales, nacidas hace pocos años, crecieron y ahora ocupan una importante fracción del tiempo que los internautas dedicamos a navegar. Decíamos que había que estar en la web, en Google, y ahora también en las redes sociales, porque es ahí donde tus clientes pasan la mayor parte del tiempo.

Para ilustrarlo nos encontramos con centenares de infografías, sin embargo ahora nos quedamos con algunos datos absolutos:

– Facebook alcanzó a mediadios de 2009 los 250 millones de usuarios. Un año después los duplicó llegando al hito de 500 millones de usuarios (más de 10 veces la población española).

– Es la red social más utilizada en Europa, Norteamérica, y buena parte del resto del mundo.

– El perfil de usuario de redes sociales es mayoritariamente joven, pero puedes encontrar usuarios de todas las edades, y la mayoría de mediana edad, no necesariamente adolescente.

– El uso de las redes desde tecnologías móviles abre un nuevo campo de interacción y diálogo con usuarios en el que ya no sólo vale “anunciarse” o “estar”: debes gestionar tu comunidad, estar presente de una forma humana.

Son sólo algunos datos, pero resultan convincentes: no estar en la web, no estar en buscadores y no estar en redes sociales supone perder una oportunidad de mercado esencial (más aún en la coyuntura económica actual) y peor aún: supone no estar preparado, aguardando, para aprovechar los próximos pasos que dé el mercado, quedando definitivamente descolgados respecto a la competencia.

Quora, la red social de las respuestas

En estas primeras semanas de 2011, Quora se presenta como una de las principales promesas para 2011 en lo que a web social se refiere. Creada por antiguos empleados de Facebook, Quora pretende ser un foro al que lanzar una pregunta y ser respondido por tus contactos, permitiendo entablar una conversación como en cualquier foro convencional y además seguir diferentes hilos temáticos.

El sitio, que según ABC ya cuenta con más de medio millón de usuarios, mantiene una estructura de networking similar a la de Twitter, en la que los miembros tienen una relación de seguimiento si necesidad de reciprocidad -al contrario que en Facebook, donde las relaciones de amistad son siempre bilaterales-, por lo que cada usuario podrá juzgar el rigor de las respuestas que reciba según los contactos con los que decida relacionarse. Este rigor desaparecía en muchas ocasiones en sitios con un modelo más antiguo como el de Yahoo Answers, en el que  todo usuario es libre de responder.

La popularización de Quora significaría la masificación de una plataforma de gran utilidad para conocer opiniones y experiencias de usuarios de diferentes servicios, ya que su estructura está enfocada a ofrecer contenidos de forma temática, según los intereses del usuario, más allá del timeline basado en seguidores. Y lo más importante, como sistema de preguntas y respuestas, supone una alternativa humana a los buscadores basados en palabras clave como Google o Bing.

Quora funciona por invitación. Si queréis que os enviemos una, avisadnos a través de nuestro canal de Twitter o de Facebook.

Movilidad, productividad y redes sociales

Hace unos años el concepto tecnológico del momento era la web 2.0, una forma de marcar el estado de la web del momento con una nomenclatura de versionado. Muchas empresas crearon marcas que añadían el concepto a su nombre, incluso algunos que llegaron tarde quisieron adelantarse haciéndose llamar 3. El tiempo ha demostrado que no se trataba de una moda, sino de la implantación de una serie de procedimientos técnicos que desarrollaron los conceptos de web social y de aplicación web que tanto han servido a nivel empresarial.

Utiliza la nube para aumentar el rendimiento de tu empresa

Lo que viene ahora, el concepto del momento, es el cloud computing, la computación en la nube, que no es ni más ni menos que la descentralización de nuestras aplicaciones y datos, o dicho de otra forma: el almacenamiento de datos en la nube, para que sean accesibles desde cualquier lugar.

De nuevo, lejos de ser un concepto de moda, se trata de una forma de trabajo destinada a mejorar de manera sustancial el rendimiento de nuestro trabajo. Habrá ocasiones en que tengamos que trabajar desde diferentes dispositivos: es fácil imaginar unos cuantos por persona: un ordenador en nuestro centro de trabajo, un portátil para viajes, otras veces desde casa, desde un smart phone (Blackberry, iPhone, Android…) y un tablet que utilicemos para reuniones o recogidas de datos en ciertas visitas. Administrar estos dispositivos puede llegar a ser engorroso para ello utilizamos herramientas de sincronización que nos ayudan acceder a nuestra información desde cualquier dispositivo en cualquier momento:

  • Acceder a nuestros ficheros más necesarios desde aplicaciones en la nube como Dropbox o SugarSync, que se encargan de mantener nuestros ficheros actualizados en todos los dispositivos.
  • Manejar el correo electrónico, libreta de contactos y calendarios (si es sincronizado con protocolo IMAP mejor que mejor), con la ventaja de poder dar respuestas inmediatas.
  • Gestionar el tiempo con listas de tareas como Remember the milk o simplemente las notas asociadas nuestro correo electrónico, de forma que no se nos olvide nada.
  • Anotar ideas o lugares que visitamos en Internet con aplicaciones como Evernote.
  • Acceder a redes sociales en cualquier momento para dar soporte al cliente o simplemente interactuar con él.

Las ventajas principales de utilizar este tipo de sistemas solucionan una serie de problemas que se repetían hasta ahora en la empresa moderna:

  • Rapidez de atención al cliente: Tanto si vendes por Internet como si no, responder por email a quien contacte contigo es algo que no debe llevar mucho tiempo. Una respuesta rápida (que apenas tarde en llegar unos minutos), genera confianza en el cliente porque da la garantía de haber un equipo humano dispuesto a satisfacer sus inquietudes y a hacerlo en el momento. Esta interacción será de dos formas diferentes: vía email y a través de redes sociales, por lo que incide de forma directa en la reputación digital de la empresa.
  • Integridad de los datos: Tus datos se almacenan en la nube y se sincronizan con todos tus dispositivos, incuso en caso de avería puedes acceder a ellos desde cualquier máquina a través de una aplicación web (de vital importancia a la hora de realizar una presentación).
  • Productividad: Mejora la productividad ahorrando tareas de sincronización entre dispositivos y facilitando el uso de herramientas de gestión del tiempo.